Centro de Estudios para la

Conservación de Ecosistemas Marinos

Experiencias

 

Supe de Yaqu Pacha siendo estudiante de tercer año de Biología Marina de la Universidad Austral de Chile. Recuerdo el aviso convocando voluntarios para realizar una práctica en Chiloé en un proyecto de conservación de pequeños cetáceos durante el verano. Ese fue el enganche para ponerme en contacto de inmediato con Marjorie Fuente, la coordinadora del proyecto y, hasta el día de hoy, una gran amiga. El equipo Yaqu Pacha Chile me enseñó a trabajar, compartir y convivir con quienes compartía un objetivo. A pesar de no seguir en la línea de la conservación de pequeños cetáceos recuerdo esta práctica con especial cariño, ya que sembró en mí el gusto por la educación ambiental y la conservación de la diversidad de la costa de Chile. Fue muy gratificante observar cada día un paisaje nuevo, el comportamiento distinto de los delfines o bien una especie de ave no vista anteriormente. Estas vivencias fueron el escenario perfecto para fortalecer mi vocación como bióloga marina. Me encanté con la belleza aún desconocida para muchos de las costas de Chiloé, que actualmente está constantemente amenazada por las necesarias pero poco fiscalizadas actividades antropogénicas que allí se desempeñan. Es por esta razón que resulta tremendamente importante la labor que cumple año a año la ONG Yaqu Pacha y el trabajo de  Marjorie con su equipo, que se esfuerza en mantener este registro de comportamiento e identificación de los pequeños cetáceos y del hábitat en que estos se desenvuelven. Dichos estudios son fundamentales para justificar la tan necesaria legislación ambiental y para la implementación exitosa de la educación ambiental en los colegios de Chiloé y ojalá, en un futuro próximo, en el resto de nuestro país. 

 

María José Díaz

Biología Marina

Universidad Austral de Chile

Chile

Mi práctica en la bahía de Yaldad, Chiloé, fue un destello de lo que podía llegar a convertirse mi Carrera Profesional. Un mes de navegación por canales entre islas fragmentadas del Sur de la Isla Grande, en busca de cetáceos menores; delfines y marsopas, fue lo que me motivó a profundizar en la investigación y cuidado de nuestro entorno. Aprendí la importancia del trabajo en equipo, de la metodología y rigurosidad en la recolección de datos y a disfrutar de las innumerables salidas a terreno. El trabajo en Yaqu Pacha fue una combinación de ciencia, convivencia y compromiso con la comunidad local, la combinación correcta para un futuro más amigable con nuestro entorno, y en este caso, del diverso ecosistema del Archipiélago de Chiloé y canales del Sur de Chile. ¡Gracias al equipo de Yaqu Pacha!

 

Benjamín Cáceres

Biología Marina

Universidad Austral de Chile

Chile

 

Soy tesista de biología marina de la Universidad Austral.

Mi primera estadía en Yaqu Pacha fue para realizar una práctica profesional y luego para la toma de datos de mi tesis sobre las trayectorias de movimientos del delfín chileno. Ambas oportunidades han sido una gran experiencia para aprender y contemplar la naturaleza del lugar.

Estoy segura que cualquier persona independiente de su oficio pero que ame y respete la naturaleza tendrá una exquisita experiencia en ese acogedor lugar al sur de Chiloé (Yaldad) practicando el trabajo en equipo, responsabilidad y por supuesto el buen humor.

Vivir ya sea en temporada de verano o principios de otoño en Chiloé en busca de los pequeños cetáceos y tener la posibilidad  de recorrer en bote los lindos paisajes marinos o tener una  hermosa vista en altura desde los cerros, forman parte de los mejores recuerdos que mantengo hasta el día de hoy. Además me alegra seguir en contacto con  las lindas personas que conocí en Yaldad.

¡Simplemente un lugar que te sorprende!

 

Franchesca Sanzana

Biología Marina

Universidad Austral de Chile

Chile

Cuando me hablaron del proyecto “Pequeños Cetáceos de Chiloé” me pareció una idea espectacular que exista gente preocupada de estudiar científicamente a los delfines chilenos, sus características y como la actividad humana afecta a su ecosistema. Había un pero, sin embargo, y es que esta idea me parecía muy lejana. No podía verme a mí mismo siendo parte de esta labor, no solo por lo disímil de mi profesión, sino que cuál podría ser mi aporte a esta organización. Ahora que me encuentro próximo al término de mi voluntariado me contenta haber dejado de lado estos prejuicios y que me hayan aceptado como parte del equipo. Todo esto solo se debe a la calidez humana con la que me recibieron. En este tiempo no solo aprendí muchísimo, sino que sentí que yo era una parte igual de importante para todos y me enorgullece poder contribuir este granito de arena a un proyecto tan importante como este.

 

Gonzalo Ruz

Licenciado en Pedagogía con mención en Lenguaje y Comunicación

Pontificia Universidad Católica de Chile

Chile

 

He sido voluntaria para Yaqu Pacha en Alemania desde hace muchos años y quería llegar a conocer a la gente y los animales de este proyecto personalmente. Resultó ser una de las mejores experiencias que he tenido haciendo un voluntariado. Naturaleza increíble, un equipo dedicado y experiencia práctica.

Se aprende algo todos los días. Acerca de los diferentes especies de aves, barcos y cómo configurarlos, hospitalidad, papas nativas, embalaje práctica, cómo manejar en las ondas, platos típicos chilenos y sobre los delfines y las marsopas, por supuesto. Aunque las olas podrían ser duro (en todo caso para mí) y hacía un frío, siempre fue gratificante ver a todos esos animales y paisajes!

Un enorme gracias por dejarme ser parte y para toda la gente dedicada al proyecto, mantener el espíritu!

 

Sandra Isenberg

Senior Marine Mammal Trainer , Animal Keeper and Biologist 

Zoo Duisburg 

Germany

I spent three months volunteering for the Small Cetacean Project in Southern Chile. Those months have been the most exciting and special ones in my life. It was the first time that I spent that much time so far away from home but I never found myself feeling lost, alone or missing home.

From the first moment I felt welcome in this beautiful country. During my stay in Yaldad I learned so much about the Chilean flora and fauna – especially marine mammals – and valuable methodology concerning behavioral and ecological data collection on dolphins. I loved the many trips with our small inflatable, motorized boat – the Yaqu – in search of dolphin groups: Being out there in a boat on the ocean, almost alone, accompanied only by a group of dolphins with the majestic Andes rising up right in front of you, is just an indescribable feeling. Land based observations of Chilean dolphins in the bay of Yaldad however were just as exciting.

What I liked most about this internship though, was the fact that I got to meet so many kind, funny and simply wonderful people. We not just worked but also cooked, talked, laughed, celebrated and travelled together. I made a lot of friends that I wouldn’t want to miss anymore.

I got to know and love the nature, culture and people of Chile and when I had to leave I left a piece of my heart behind. Therefore it’s only a matter of time before I will return to this amazing country.

 

Lisa Schwarz

Biology, Msc in Biodiversity and Ecology 

University of Bayreuth

Germany

 

j

Hola, mi nombre es Vanya Acuña, vine a hacer mi práctica profesional a Yaqu Pacha y debo decir que ha sido una experiencia inolvidable.  Además de conocer más sobre estos magníficos animales (mamíferos marinos) el ambiente es muy grato. Mi paso por Yaqu Pacha ha estado lleno de sorpresas y aventuras, desafíos y triunfos. Personalmente considero que este equipo cumple un rol fundamental y es valiosa su labor. Vale la pena apoyar esta organización y ver de cerca el trabajo y la dedicación que estos profesionales invierten en la conservación de nuestras especies, en especial del delfín chileno, especie endémica de nuestro país.

 

Vanya Acuña

Ingeniería Agrónoma con mención en Recursos Naturales

Pontificia Universidad Católica de Chile

Chile

Miedo, miedo fue lo que sentí primeramente al postular a tan gran proyecto como lo es Yaqu Pacha. Ansiedad al subir al avión (la verdad fue la primera vez que volaba y por eso casi sentí mi almuerzo subiendo por mi estómago), coraje y valentía sentí cuando arribe a Chiloé. Ese tan pequeño aeropuerto que está tan lleno de expectativas sobre aventuras increíbles y lugares inimaginables. Al llegar a mi destino, la pequeña y alejada ciudad de Quellón, nunca pensé que al conocer a mis compañeros de viaje dentro de una camioneta roja llena de delfines en su exterior, iba a sentir nuevamente miedo, miedo al rechazo, miedo a no ser aceptado debido a mis múltiples cualidades... pero nada de eso sucedió... 

Dos días fueron suficientes para sentirme en hogar y comenzar a bromear sobre las cosas que sucedían en el día a día. Pasado un tiempo llegó la jefa con un pequeño rayito de sol entre sus brazos, Josefina, hija de la coordinadora de Yaqu Pacha - Chile. Con sólo 8 meses de edad, venía a romper totalmente nuestro estructurado hogar y a llenar de dulce inocencia nuestras tardes. Personas llegaban, personas se iban, pero cada una de ellas significó algo en aquel tiempo que estuve en el sur del mundo.

Mañanas que comienzan antes del amanecer con música animada y un rico desayuno para alegrar el día y mejorar las caras, rayos de sol saliendo detrás de las colinas que alumbran un pequeño bote donde todo un equipo pasa horas estudiando algo que no muchos pueden llegar a conocer, delfines era todo lo que quería ver cuando por primera vez me subí a dicho bote, pero decubrí que eso no es todo. Esta gran ONG instalada en Chile hace poco más de 15 años ya es una familia y siento alegría y emoción de haber compartido todo un verano con tan linda y grata familia, ya sea todo un día en un bote realizando avistamientos, o sobre una camioneta enterrada en barro, o caminando un sendero en uno de los parques más lindos de Chiloé, o viendo la cara de emoción de los niños de la zona al realizar los talleres de educación ambiental, o bien conversando hasta altas horas de la noche de experiencias vividas e historias jamás contadas... en fin, fueron muchas ocasiones y viviencias ocurridas en tan inigualable verano y en tan emocionante experiencia.

Y fue así como ya no sentí miedo, cuando subí por última vez a la camioneta, rumbo al pueblo para tomar el bus de regreso. Ya no sentía miedo, sólo nostalgia de dejar atrás personas que jamás olvidaré, lugares incomparables con paisajes hermosos, vivencias que en ningún otro lugar podría llegar a vivir, pero un atisbo de consuelo se va conmigo en dicho bus, los recuerdos en mi memoria jamás se irán de mi lado y las puertas de Yaqu Pacha jamás serán cerradas.

 

Luis Rivera

Biología Marina

Universidad de Valparaíso

Chile

 

Mi estadía aquí en Yaqu Pacha Chile fue desde un comienzo muy agradable. Desde el momento en que llegué como voluntario, me sentí acogido por los integrantes de la casa de Yaldad y me di cuenta que iba a ser una gran experiencia.

Recuerdo con mucha alegría la primera vez que salí en el zodiac y tuvimos un avistamiento de un grupo de aproximadamente 20 delfines chilenos, que nadaban libremente por el mar, y la verdad quedé sorprendido de lo maravilloso que son estos seres y la bonita labor que estaba haciendo.

A medida que iban pasando los días me fui dando cuenta de lo grato que era compartir con los integrantes del proyecto y de lo mucho que te enseñaba cada uno de ellos. La verdad es que agradezco mucho la amabilidad, la enseñanza y la disposición de cada miembro de la casa, ya que se generaba un ambiente muy cómodo y afectuoso.

Finalmente debo decir que fue una experiencia que me gustaría volver a vivir y sin duda la recomiendo a todo el que tenga la oportunidad de hacerlo, por que la entrega y el aprendizaje que se genera aquí, es inmenso. 

 

José Manuel Marambio

Biología Marina

Universidad Andrés Bello

Chile

Legue a trabajar a Yaldad con Yaqu Pacha como fotógrafa el año 2013, temporada Marzo y parte de Abril, con la intención de poder aportar con mi trabajo en calidad de fotógrafa profesional, a los estudios de la ONG sobre pequeños cetáceos como el delfín chileno, y educación ambiental en colegios de la zona.

Si bien en un principio me costó un poco la adaptación y la disciplina, (por ser una santiaguina común y corriente no muy acostumbrada a convivir con mucha gente y en climas, para mí, más extremos por el exceso de lluvias). Después de una semana conociendo la excelente convivencia y trabajo en el que estaban todas las personas involucradas (en ese entonces, alemanes y chilenos), comencé a sentirme un poco más en casa, y así, aprendiendo de lo que ya estaban haciendo el resto de los integrantes, pude empezar a trabajar de mejor manera y a aportar con un mejor registro de avistamientos.

Principalmente lo que más me impresionó de haber trabajado en la ONG es la excelente predisposición de todas las personas con las que pasé el periodo, ya que a pesar de yo no ser bióloga marina ni veterinaria, no dudaban a la hora de enseñarme y colaborar para que yo pudiera hacer mejor mi trabajo y entender más en profundidad para qué servía cada una de las cosas que hacían.

A veces el sistema de trabajo se hacía un poco duro por las condiciones climáticas, mucho frío, lluvia y viento, sumado a largas horas en el bote, pero nada que un buen avistamiento

y un stop por café  no pudiera solucionar.

Creo que ha sido lejos la mejor experiencia de trabajo en grupo en la cual he participado (y teniendo en cuenta que llegamos a ser como 14 personas) hasta el día de hoy recuerdo gran parte de las cosas que aprendí, y a todos mis compañeros… No dudaría en volver.

Cabe destacar que no siempre todo era trabajo, existieron días recreativos (como ir a parque Tantauco) los cuales ayudaron aún más a la unión grupal. 

Maravillosa experiencia, excelente grupo, increíble jefa (Maryorie Fuentes) y sobre todo, un efectivo y espectacular proyecto.

 

Paula Barrios

Fotografía Profesional Publicitaria

Instituto Profesional ARCOS

Chile

 

Mi voluntariado en Yaqu Pacha se desarrolló entre el 11 y 31 de Enero de 2013, en la estación de Biología Marina de Yaldad, pertenenciente a la Universidad Austral de Chile. En esas 3 semanas que fui parte del proyecto compartí con Diego, Caye y la Maryo todo el día en torno al estudio de los delfines y marsopas que nadan y aletean por la bahía. 

Si tuviera que describir mi experiencia en una palabra esta sería APRENDIZAJE. Aprendizaje que fue parte constante y central de la experiencia de trabajo, cada día algo nuevo: desde un paisaje que aparece a la vuelta de un canal hasta un chungungo bajo el agua buceando una caparazón de cangrejo o la necropsia de un pingüino recientemente muerto. En esos entonces como estudiante de 3er año de las ciencias ambientales con escasa y nula formación en temas marinos el voluntariado fue una gran clase/salida-a-terreno en torno a este mojado y desconocido universo que se asoma sobre las olas entre aletas y coletazos. Además, nunca hay que mirar en menos la experiencia de manejar el bote zodiac por los canales, a veces sobre una taza de leche y otras con olas cada vez más amenazantes.

Fueron 3 semanas eternas, pero en el buen sentido de la palabra, pues junto con el aprendizaje académico-científico, en Yaldad uno aprende a conocer mejor tanto a las demás personas como a uno mismo. Si bien a primera vista puede sonar complicada la convivencia tiempo completo con personas desconocidas en un ambiente aislado en medio de trabajo intensivo y extenuante, la gente de Yaqu Pacha Chile hace que se convierta en un valiosísimo ejercicio de aprendizaje y ciencia aplicada que genera real impacto en quien decide ser parte de él.

 

Benjamín Sotomayor

Ingeniería en Recursos Naturales Renovablaes

Universidad de Chile

Chile

Estuve en Yaldad durante la temporada en el año 2013 por un intercambio de mi universidad. Fue una experiencía muy especíal con tantas impresiones diferentes. Participé en el proyecto de los delfínes, en la educación ambiental y trabajé en la isla Mauchil con mi compañeros Matthias y Caye que me apoyaron tomar datos de los chungungus para mí tesis. Aprendí bastante no solamente sobre los animales chilenos como los aves y mamíferos marinos sino tambien sobre la vida. En muchos momentos fué un gran desafío en diferentes formas que me fortalecó.  No sé que fue lo mejor parte de este intercambio: los animales, este maravilloso lugar o la gente? Conocí a tantas personas especíales que me ayudaron mucho. Vivímos momentos raras y divertidisimas. Gracías a todos por compartir el amor por la naturaleza, por los animales y por el vino chileno y el pisco sour :) Fué la mejor práctica de mí vida!

Schwarzwälderkirschtorte!

 

Marit Schnepf

Bachelor of Science in Biology

Universität Oldenburg

Germany

It was an exclusive experience for me to be a part of The Chiloé Small Cetacean Project on Chilean Dolphins on the Island of Chiloé (Chile). There will be many reports on the exciting life in Yaldad and how working there takes place. Nevertheless my favourite memory of being a volunteer are the ten days we spent in Melimoyu on the Chilean mainland.

On clear days you are able to see the amazing volcano Melimoyu on the other side of the Gulf of Corcovado. This mountain is covered by glaciers and only the four points that form its top will stick black into the blue sky. This enchanted place is so special, because it can only be reached by boat. Few people have set foot on these shores and I count myself very lucky to be one of them. Crossing to the mainland by ferry, we get to pass the fjords of Chiles coast. Its breathtaking nature and the lack of human presence make this spot on earth magical. Exactly these conditions have brought us here to study the small cetaceans with a minor human impact. Nevertheless there are salmon farms as well, and here they disturb the silence and the picture so much more than in Yaldad. It made me very sad how we as humans tare into nature and take whatever we want, no matter the consequences.

Unfortunately, most of the days the rain and mainly the wind kept us from going out with the boat. Not minding the rain we stepped outside to explore the nearby wilderness. As a European I never have seen such incredible nature and rare animals. These trees and scrubs are the home to so many creatures for example the nearly extinct Darwin’s frog. I had the incredible opportunity to observe them.
Working with marine mammals is time consuming but rewarding. Every time someone spotted one of their dorsal fins the cold and the stiff joints were forgotten. I grabbed the camera, tried to find a stable stand on the rocking boat and waited for the right moment to take a photo of the dorsal fin. We were only three people on the boat and the team functioned together like clockwork, because everyone knew what to do.
Nevertheless, in my opinion I had the best job in the boat, because while taking pictures or filming with the GoPro I got the chance to observe the animals close up.

Working here in Patagonia with cetaceans and these people was a dream come true. No matter how cold or uncomfortable it got on the wavy, autumnal Pacific Ocean I enjoyed the work I was doing with all my heart.

Team of YaquPacha Chile, thank you very much for the memorable, wonderful and awarding time we spent together. 

 

Elisa Merz

Bachelor of Science in Biology

University of Rostock

Germany

Describir  en pocas palabras  las emociones que experimenté en Yaldad, se me hace difícil……pero si tuviese que resumir mis experiencias en esos maravillosos 10 días, diría que la mejor de todas, fue poder disfrutar de la magia de los delfines en libertad, y como si fuera poco, tras el telón de un paisaje y una paz difíciles de superar.  Cada momento lo viví y lo sentí  como un regalo, que por lo bajo, me hizo olvidar cualquier malestar que pudiese haber sentido. Poder tenerlos tan cerca y observar cada detalle, para mi es tan sólo…..indescriptible.

Sólo tengo los mejores recuerdos de esta bella experiencia, una oportunidad que me permitió aprender e impregnarme de la vitalidad y el cariño de jóvenes tan comprometidos con este lindo proyecto. Ellos fueron como un bálsamo renovador de energías y los llevo en mi corazón, como si los hubiese conocido de toda la vida.

Salvo la frustración de no haber podido dominar el Zodiac, porque mi cuerpo no conoce la palabra “coordinación”, no tengo más que agradecer la oportunidad de haber podido conocerlos.

 

Jimena Zúñiga

Publicidad

Universidad Diego Portales

Chile

Comencé mi aventura en la localidad de Yaldad, Chiloé el 2015. Recuerdo que iba muy ansiosa, estaría un largo tiempo fuera de casa a muchos km de distancia. Como estudiante de Medicina Veterinaria, esta práctica fue una experiencia enriquecedora, ya que reforcé y adquirí nuevos conocimientos, tanto teóricos como prácticos, sobre todo en  animales marinos que desde pequeña

me llamaron mucho la atención, especialmente los cetáceos. 

Para mi trabajar con estos animales silvestres fue una experiencia increíble. El trabajo que se realizaba en grupo era muy intenso, se trabajaba todo el día desde muy temprano,  pero era emocionante saber que se iba al encuentro con estos fantásticos animales para su estudio. Dejas de lado el frio, la lluvia, el viento, el hambre y uno se vuelve parte de la naturaleza, te encuentras contigo mismo.

El grupo de trabajo con el que compartí fue fundamental, nos repartíamos las tareas no solo de las actividades científicas, sino que también las tareas de la casa. Aprendí de cada uno de ellos diversas cosas lo que fue muy enriquecedor, se formaron lazos, existió un apoyo mutuo en cada circunstancia, fue mi familia adoptiva de la cual estoy muy agradecida de cada uno de ellos. 

Encontré fundamental el trabajo de educación ambiental que impartimos con los niños de la localidad, fue un trabajo muy bonito. Es motivante saber que existe esta área y que  como profesionales podemos realizar estudios científicos para saber más de las problemáticas que afectan al medio ambiente, animales silvestres, animales domésticos, el humano y sus interacciones,

tratando de buscar soluciones a estos conflictos.

 Agradezco a quienes me dieron la oportunidad de poder participar,

a quienes me guiaron, y enseñaron como profesional y como persona.

 

Daniela Espinoza

Medicina Veterinaria

Universidad Andrés Bello

Chile

Haber sido voluntaria en Yaqu Pacha fue una de las mejores experiencias que he tenido, ya que tuve la oportunidad de aprender muchísimo sobre los distintos delfines que habitan en Chiloé

y al mismo tiempo aprender a convivir con los chilotes y su naturaleza.

Estoy muy contenta de haber vivido esta experiencia, no sólo en lo profesional, sino que también en lo personal, ya que conocí y compartí con grandes personas de distintas culturas, como la chilota y la alemana, de quienes aprendí que con alegría y entusiasmo, no importan detalles como lo cansador o difícil que sea el trabajo, siempre se puede terminar el día con una sonrisa

y con la certeza de que fue un gran día. 

Como periodista, creo que es importantísimo saber sobre el tema del cual se habla, y ahora creo que puedo hablar sobre estos delfines, sus diferencias, sus nombres científicos, el área donde viven, entre muchas otras cosas que jamás habría aprendido si no hubiese hecho este voluntariado. Cada foto que tomé y cada nuevo conocimiento, hacen que sienta un cariño muy especial por Yaqu Pacha, Yaldad,

el delfín chileno, el delfín austral y la marsopa espinosa.

Muchas gracias por esta oportunidad!!!!!!!

 

Isabel Delpiano

Periodismo

Universidad de las Americas

Chile

In 2013 I participated in a YAQU PACHA chilean dolphin project in Yaldad.

During my 2 month stay, I was involved in all aspects of dolphin and porpoises (delfín chileno, delfín austral and marsopa espinosa), and marine otter (chungungo) population monitoring along the coast of southern Chiloé.

I had a very memorable time together with all these who participated on this project, which, paired with the research experiences, shaped my time in Chile into a very important experience for me in my life.

Being out with the boat, trying to find dolphins in front of the magnificent mountain range of Patagonia turned every day into an adventure, which left me feeling extremely happy and satisfied at the end of my work day. Rough weather conditions in the field were commonplace, yet no one complained as we all had so much to gain from this experience. We saw dolphins almost every day,the intense feeling of being so close with nature and these beautiful animals that it had never become boring. In addition to dolphin monitoring, I assisted Marit with marine otter observations around the small island Mauchil. We camped on the island two times for several days and documented population and habitat structures. I experienced some of the most beautiful mornings of my life on that small island; waking up, to a good cup of coffee, feasting on a breakfast of fruits and cereals, gazing dreamily at Patagonia mountain range or observing resting dolphins just several metersfrom the shoreline.

However, the stunning natural beauty of Chile was just one highlight of my stay.  The Chilean people and their culture, as well as all other participants in Yaldad, all greatly contributed to this memorable trip and are only further reasons to support this project. I am extremely grateful to have had the opportunity to spend these three months in Chile- from immersing myself in the research project to drinking some good mate (with “tepa”)… I enjoyed every moment.

Espero que nos veamos muy pronto compadres ;-)

 

Matthias Huessener

Bachelor of Environmental Sciences, MSc in Landscapes Ecology

Universität Oldenburg

Germany

Español
English